buscador

Search - Remove Shortcode
plg_search_sppagebuilder
Buscar - Categorías
Buscar - Contactos
Buscar - Contenido
Buscar - Canales electrónicos
Buscar - Enlaces web

Languajes

Tarjeta roja para la Sala 2 de la CAMARA CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERA

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Tarjeta roja para la Sala 2 de la CAMARA CRIMINAL Y CORRECCIONAL FEDERAL, integrada por los Dres. Eduardo Guillermo Farah y Martín Irurzun

Falsa entrevista de la Revista Para Ti, año 1979

El 22 de noviembre de 2017 la Sala 2 de la CCCF revocó por segunda vez el procesamiento de Agustín Bottinelli, jefe de redacción de la revista Para Ti  durante la última dictadura cívico militar en la causa coloquialmente conocida como “Operativo Para Ti” y dictó su falta de mérito.

Bottinelli se encuentra imputado de haber ideado, junto con los marinos que formaban los grupos de tareas de la ex ESMA, una entrevista falseada a Thelma Jara de Cabezas con la  finalidad de contrarrestar la llamada “campaña antiargentina” de los organismos de derechos humanos. En la nota se ocultó en particular su secuestro en ese CCDT y en general el genocidio que se estaba llevando a cabo en nuestro país.

Thelma fue sacada del centro clandestino por una patota liderada por el genocida Ricardo Cavallo ( condenado a prisión perpetua en el primer juicio por los delitos cometidos en la ESMA), le dieron ropas nuevas, la llevaron a una peluquería y la condujeron  a la confitería Selquet, que fue cerrada para la ocasión, donde le sacaron fotos. La supuesta entrevista se publicó en la revista Para Ti el 10 de septiembre de 1979, el mismo día que arribó la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a Buenos Aires, y se tituló  “Habla la madre de un subversivo muerto”.  Abarcó cuatro páginas llenas de cínicas mentiras, llegando al límite de mostrarla como a una persona en libertad, con la clara intención de engañar y ocultar los crímenes de terrorismo de Estado que se estaban cometiendo. Creemos que este fue, sin dudas, el momento más aberrante del periodismo argentino.

Jara de Cabezas fue secuestrada el 30 de abril de 1979 a metros del Hospital Español, fue conducida al CCD ESMA donde sufrió constantes torturas y permaneció en condiciones inhumanas hasta noviembre de ese año. A raíz de la desaparición de su hijo Gustavo (17 años, 10/05/1976) Thelma fue una de las fundadoras de Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, la primera organización de derechos humanos nacida en plena dictadura.

El inicio de la causa se produjo con la denuncia de Thelma en el año 1984. Superados los años de impunidad y tras un arduo trabajo de la querella y la fiscalía, Bottinelli fue procesado en 2014 por haber arbitrado, en su condición de jefe de redacción de la revista Para Ti de Editorial Atlánida, los medios necesarios para llevar adelante una entrevista con la Sra. Jara de Cabezas, construirla falsamente para luego publicarla valiéndose de la situación preexistente de amenaza para la vida y la integridad física, ya que desde hacía meses se hallaba privada ilegalmente de su libertad en la ESMA, circunstancias todas ellas conocidas por el periodista.

El procesamiento fue apelado por la defensa, la sala 2 de la Cámara Nacional en lo Criminal y Correccional Federal lo revocó y dictó su falta de mérito bajo el argumento de que los elementos de prueba no alcanzaban “para arrojar luz suficiente para corroborar o desvirtuar la hipótesis en cuestión”.

Ante ello, la querella logró reunir abundante prueba a lo largo de estos años y condujo al juez Torres a dictar un segundo pronunciamiento, a principios del mes de noviembre de este mismo año. Lo procesó por el delito de coacción que, según el Código Penal vigente en la época de los hechos, reprime con prisión de tres meses a dos años al que “mediante amenazas graves o violencias compeliere a otro a hacer, no hacer o tolerar algo a lo que no está obligado”. Ello constituyó un paso enorme en la investigación de la responsabilidad civil durante la última dictadura, ya que era la primera vez en Argentina que un periodista era procesado por delitos de lesa humanidad.

En esta oportunidad, la defensa también apeló el procesamiento. La Cámara, luego de detallar toda la prueba reunida desde su anterior intervención, por segunda vez lo revocó y dictó su falta de mérito. Los argumentos son los mismos, le solicitan al juez instructor más medidas de prueba tendientes a probar la responsabilidad de Bottinelli.

Cabe señalar que el expediente es extenso y contiene innumerables pruebas de cargo, testimonios y documentos, que muestran sobradamente la responsabilidad de Bottinelli en los hechos que se le imputan. Sin embargo, no alcanza para la Sala 2. Parecen haber olvidado el contexto histórico en el que se cometieron los hechos, donde la clandestinidad del obrar de las fuerzas de seguridad y los civiles cómplices era clave para ocultar sus crímenes.

El plan sistemático de represión y exterminio no hubiese sido posible sin la activa participación de algunos medios que falsearon información, además de haber ocultado y negado los crímenes que se estaban cometiendo para que no fueran visibilizados por la población y permitir de esa manera la continuidad en el tiempo y su impunidad.

Las conductas de los periodistas y responsables de los medios de comunicación que tuvieron estrechos vínculos con los genocidas deben ser investigadas. Ojalá esta causa prospere hacia el debate oral y sirva de ejemplo para que tantos otros directivos y periodistas den respuesta ante la justicia.

  1. Commentarios (0)

  2. Add Yours

Commentarios (0)

No hay comentarios publicados aquí todavía

Deja tus comentarios

Publicar comentario como invitado.
Regístrate o Ingrese a su cuenta.
Attachments (0 / 3)
Share Your Location